martes, 30 de agosto de 2016

La instauración de la lactancia

Como hacen la mayoría de las parejas actuales que van a tener un bebé, fuimos durante varias semanas al curso de preparación al parto (que muchos padres experimentados me dirán, y me dicen, que antes no se hacían estos cursos y los niños nacían igual. Sí, cierto, pero es muy recomendable hacerlo. También vivíamos perfectamente sin teléfonos móviles hace algunos años y ahora no se salva nadie...).
Total, que en el curso te insisten en que la lactancia tiene que ser:
- Materna
- Exclusiva
- A demanda
Y que para el éxito de la instauración de la lactancia materna es clave que el niño se agarre al pecho lo antes posible, y que sea antes de que hayan pasado dos horas desde el nacimiento.
Es una pena que todo lo que he ido aprendiendo sobre lactancia lo haya hecho después del parto (recomiendo a todas aquellas futuras mamás que lean y se informen todo lo posible ANTES de parir); cuando mi pequeña nació nos mostró ese reflejo que tienen los recién nacidos, gracias al cual literalmente "trepan" por el cuerpo de la madre hasta llegar al pecho (la idea es que, en ese momento, se produzca el agarre, nada más nacer). Yo cuando vi que la niña empezaba a escalar encima mío sólo podía pensar "que alguien la pare!!! que seguirá por encima de mi cabeza y se irá barranco abajo!!!"). Así que no hicimos agarre inmediato. De hecho, no recuerdo cuanto tiempo pasó, pero si no fueron más de dos horas estuvo muy cerca; lo cierto es que, en este aspecto, algunos Hospitales todavía tienen que evolucionar.
Así que después de reclamar varias veces que el personal sanitario viniera a enseñarme cómo hacerlo (una cosa es lo que te explican teóricamente en el curso preparto, pero cuando te ves en la situación no sabes ni por donde empezar) hicimos lo que buenamente pudimos.
Al principio le veía todo muy negro: habíamos empezado tarde, la niña no se enganchaba, se quedaba dormida todo el rato... me veía comprando leche de fórmula en la farmacia de abajo, y tenía muy claro que no quería. Me puse bastante triste y suerte que el segundo día (es decir, a las 24 horas del nacimiento, más o menos), el doctor que pasó a verme me dijo "no te agobies con lo de la lactancia, que las primeras 24 horas apenas maman nada". Y así fue, tal cual, la segunda noche de hospital la niña se la pasó entera enganchada al pecho mamando. ¡Que alegría por favor! ¿esto no me lo podían haber dicho antes?
Una vez en casa seguimos con ello. Le dábamos a demanda pero procurábamos que no pasara más de 2 horas desde una toma hasta la siguiente (incluso por las noches, ya que nos habían dicho que los bebés tan pequeños pueden hacer hipoglucemia y podría ser que no se despertase aunque necesitara comer).
Los inicios fueron duros, no lo niego. Falta de costumbre, grietas... pero con paciencia, cabezonería (tenía que conseguirlo!!!!), el apoyo de la pareja y sobretodo con el soporte de un grupo de apoyo a la lactancia lo logramos (llevamos ya nueve meses, y lo que nos queda!!!). No dejéis de visitar http://www.fedalma.org
Un consejo a las mamás que lo deseen tanto como lo deseaba yo, es que se hagan con un saca leches desde el principio (si lo compras antes del nacimiento perfecto, así ya estás preparada) ya que en mi caso (y creo que en el de no pocas madres) la solución para curar las grietas fue "saltarnos" alguna toma. Y ¡que no cunda el pánico! no me refiero a no darle de comer sino que esa toma te la quitas con el saca leches y se la das con una jeringa (yo cometí el error de dársela con biberón y, por mucho que fuera con tetina que simula el movimiento del pecho, tuvimos después algún problema para reenganchar pero por suerte fueron sólo un par de tomas y pudimos reconducir la situación).
Yo no la usé, pero otras chicas del grupo de lactancia me dijeron que la crema anti grietas de Medela les fue muy bien para esto (y que conste que ni la he probado, ni me llevo comisión por hablar de ella).
Y por ahora os tengo que dejar, que la niña se ha despertado.
En el próximo post os cuento con más detalle el desarrollo de la lactancia durante estos meses.

lunes, 29 de agosto de 2016

La nutricionista ha vuelto... como mamá!

Después de meses y meses, que incluso se han hecho años, sin escribir entradas en el blog, un buen día recibes mensajes muy positivos de tu familia, que te recuerda cuánto te gustaba escribir.
Así que vamos allá!!! 
Después de nueve meses con una barriga cada vez más grande, seguidos de otros nueve meses siendo uno más en la familia, no encuentro mejor orientación para futuras entradas en el blog que la alimentación cuando llega un peque a casa (me refiero tanto a la alimentación del peque como de la familia).
Y antes de comenzar, quisiera poneros en contexto para futuras entradas:
1. La intención es "ir al grano", a lo básico, no irme por las ramas (los que ya hayan tenido peques en casa me comprenderán perfectamente, y los que no, les ruego comprendan que un bebé te quita muuuucho tiempo ;), así que no puedo permitirme dar rodeos )
2. Todo lo que escriba será el reflejo de la experiencia que he ido sacando estos meses. No voy a hablar como dietista  - nutricionista sino como mamá; relataré mi experiencia fruto de mucho leer a autores como Carlos Gonzalez y Julio Basulto, las vivencias en el grupo de lactancia y otras fuentes varias desde las que me he ido informando (aunque, quizá, en algún post saque un poquito de la dietista - nutricionista que llevo dentro; a veces no puedo remediarlo XD).

Por si alguien se lo pregunta, cuando supe que me quedé embarazada, me planteé dos opciones:
1. Recuperar todas mis notas de la universidad y planificar una dieta milimétricamente controlada que me aportase todos los nutrientes en las cantidades exactas, ni más ni menos.
2. Hacer caso al doctor que llevaba mi embarazo y "comer variado y saludable, y un suplemento de ácido fólico".

Anteriormente escribí tres posts sobre alimentación durante el embarazo:  http://nutricionistaencrecimiento.blogspot.com.es/2010/01/alimentacion-durante-el-embarazo-parte.html  y siguientes.

¿sabes que hice? me decanté por la segunda opción; decidí no volverme loca y me relajé tanto como la situación me lo permitió (todo hay que decirlo, pude permitirme este lujo porque yo ya hacía una dieta bastante saludable; de no haber sido éste el caso, habría sido el momento de cambiar de hábitos). Y es curioso, que el cuerpo te pide lo que necesita en cada momento. Pasé por diferentes fases: al principio no podía ni ver el pescado, rechazaba el chocolate por completo (con lo que yo había sido para el chocolate!!!!!), después pasé por una fase en que el cuerpo me pedía mucha fruta, y llegando a la recta final del embarazo sólo quería comer carne (con lo que he llegado a odiar yo la carne durante casi toda mi vida... pues resulta que estaba anémica perdida, y mi cuerpo me pedía carne, carne y carne. ¿la naturaleza es sabia o no?).

Así que sobre alimentación durante el embarazo no voy a escribir nada más. Ya lo escribí en su momento y, como os he dicho, decidí no hacer ni caso de la maravillosa base teórica de la alimentación ideal durante el embarazo.

Y por ahora os dejo, que la peque se ha despertado...

viernes, 7 de junio de 2013

Cuestión de tallas... y de contenidos

Hace poco he tenido la ocasión de visitar "la gran manzana". Impresionante, maravilloso, como pasar 24 horas al día metida en una película.
Totalmente recomendable, una experiéncia inolvidable. Pero un pequeño hándicap: la comida.
Confiaba en que fuese un mito pero es cierto: en Nueva York es difícil comer bien (como "bien" me refiero a sano, equilibrado, nutritivo, completo).Y no sólo siendo turista (que unos días más o menos todos los podemos aguantar) sino como ciudadano.
El ritmo de vida allí es tan sumamente acelerado que la gente apenas tiene tiempo para comer; la mayoría desayunan, comen, meriendan mientras hacen cualquier otra actividad: mientras vas en el metro hacia el trabajo, mientras vas por la calle caminando para hacer cualquier recado, mientras trabajas en la oficina, mientras... cualquier cosa.
A primera hora de la mañana es rara la persona que no tiene un café con leche en una mano y un muffin o tarta en la otra. Al mediodía todos comen un sanvitx, por la tarde cambiamos el café por un té dulce o algún refresco. Por la noche, la verdad, no veía tanta actividad "gastronómica" por la calle.
Francamente, no encontré tanto problema de sobrepeso u obesidad como esperaba allí tienen de verdad un problema con la comida.
- Allí no paran a descansar "para comer". En España hacemos una parada expresa para comer, somos conscientes de que estamos comiendo, ese es el momento y no otro. Mi impresión es que en NY comer es como para nosotros el beber agua, que lo vamos haciendo a lo largo del día sin pensar, combinado con otras actividades, algo rutinario... Pero que se engancha! cuantísimos turistas (y yo la primera) veías por la calle tomando café con leche todo el día, cuando seguramente sea algo que en su ciuad no harían jamás...
- Precisamente por el estilo de vida acelerado se consumen muchos menús "to go" o "take away", que suelen reducirse a sanvitxes y en ocasiones pizza, poco más... algunas personas eligen la ensalada pero son pocas... se acaba optando por combinaciones muy calóricas (pan + relleno + salsa, muchas veces pasado por sarten con abundante mantequilla). Esto se traduce en muchas calorías pero pocos nutrientes.
- Las "sizes" o tamaños. Lo que en Espanya sería la medida grande allí es la más pequeña. Un café con leche "pequeño" podría ser perfectamente dos veces el café con leche estándard que podemos tomar en cualquier bar espanyol.

También me llamó la atención el tema precios. Comer bien fuera de casa es muy caro. Entiendo que los ciudadanos tiren de fast food, lo que no sería coherente es gastarte la mitad de tu sueldo en la comida del mediodía, seguro que muchos de los que nos sorprendemos con éste estilo de vida acabaríamos haciendo lo mismo en esas circunstancias.

Ahora más que nunca valoro esos maravillosos menús de Bar Casa Paco en los que por 10 euros te dan dos platos completos, postre, pan y agua.

sábado, 2 de febrero de 2013

LA "CAJA AMIGA" DE HIPERCOR

Al querer comprar cosas varias para la cena, ayer por la tarde fui a Hipercor.

Cuando tengo todo lo que necesito, me dirijo a la zona de cajas (la que da a la salida de Fabra i Puig, ya que tengo aparcada la moto allí mismo) y veo que han eliminado absolutamente TODAS las cajas atendidas por cajer@s y lo han convertido en un autoservicio o "la caja amiga"  (uno mismo pasa los productos por el detector de códigos de barras y al final autopasas la tarjeta o introduces las monedas o lo que sea).

Llámenme radical pero yo recibo esto como algo que quita puestos de trabajo, y me da bastante rabia cómo a la gente le hace gracia el sistema autoservicio ("ai, qué diver, que paso yo los productos por el lector de códigos de barras!!! me siento cajer@ por un día"). No, señores, esto fomenta el desempleo, gracias (a parte del hecho de que en el precio que pagas por cada producto un tanto por cierto está destinado a pagar el sueldo del cajer@; ¿por qué si lo estoy pagando tengo que hacer yo este trabajo gratuitamente? ¿no deberían descontarme la parte proporcional por el trabajo que les que no van a hacer?  pero bueno este es otro tema).

Así que me dirijo a la señorita "soporte técnico" y le digo que yo quiero que mi compra la gestione un trabajador y no yo misma y la señorita me dice que en el otro extremo del centro (la salida a "tiendas el corte inglés") hay cajer@s como siempre. Así que voy para allí y antes de pagar aviso que estoy en ese lado de Hipercor forzosamente pero que yo quiero salir por el acceso Fabra i Puig, y NO por el acceso "tiendas el corte inglés" y la señorita cajera me dice que eso tengo que hablarlo con el segurata, por lo que le digo que no inicie el cobro y se espere un momento.

El señor segurata me dice que si pago por aquí tengo que salir por aquí (acceso tiendas el corte inglés) y yo le digo que tengo mi vehículo en Fabra i Puig y por eso quiero salir por ahí, y que si estoy haciendo el pago en esta línia de cajas es porque no me dan alternativa a hacerlo por el otro lado. Me dice el señor segurata que la única opción y es que realice el pago en la lína de cajas "acceso tiendas el corte inlgés", coja el ascensor, baje al parking, me cruce todo el parking y coja el ascensor del otro lado, que da a la salida Fabra i Puig, suba y salga. ¿¿¿PERDÓN??? hay que hacer una cursa popular para comprar una pizza y dos coca colas? No, no, no. Total, que le sugiero que, si está embolsando y sellando las bolsas que entran otros clientes de establecimientos externos para evitar robos, que embolse mi compra y la selle y entraré como cualquier otro con una bolsa de otro establecimiento y saldré por Fabra i Puig.

Reacción del señor segurata: "emmmm... ¡ah, vale!!!"   pfffffffffffffffffffffffffff

Evidentemente, mi reacción es decidir que no pienso volver a Hipercor nunca nunca nunca más. Pero pensándolo bien... se me ocurre algo mejor: voy a hacer la compra del mes y el señor segurata me va a precintar los cientos de artículos que voy a comprar y los va a sellar uno por uno porque, evidentemente, voy a ir a que me los cobren en la zona de cajer@s "tradicional" y querré salir por Fabra i Puig.

Sinceramente, no voy a hacer eso. No volveré a Hipercor y punto.

POR FAVOR, GENTES DEL MUNDO: NO UTILICEN LOS AUTOSERVICIOS DE LOS SUPERMERCADOS; LO ÚNICO QUE HACEN ES FOMENTAR EL DESEMPLEO CON EL FIN DE QUE EL EMPRESARIO (EN ESTE CASO EL SEÑOR HIPERCOR, PERO PODRÍAMOS NOMBRAR UNOS CUANTOS MÁS) SE HAGA UN POQUITO MÁS RICO A COSTA DE UNOS POCOS PARADOS MÁS ¡¡¡UTILICEN EL SERVICIO DE "PERSONAS COBRANDO" DE TODA LA VIDA!!!

domingo, 7 de octubre de 2012

Jornadas Immunitas Vera

Ayer tuve la ocasión de asistir a la III jornada Immunitas Vera sobre alergia a los alimentos, a través de la ACDN (Asociación Catalana de Dietistas - Nutricionistas).

Tras una breve presentación de las jornadas, la Doctora Maite Giner del Hospital Sant Joan de Déu hizo una amena presentación sobre la alergia alimentaria a fin de informar a afectados, familiares y profesionales de los mecanismos que la generan, el sistema de actuación, cómo actuar en caso de que se produzca, etc.

Como decía, a la jornada asistieron no solo profesionales sino también muchos papás y mamás de niñ@s pequeñ@s que sufren de alergia alimentaria. A los papás y mamás se les veía, lógicamente, preocupados / angustiados (o esa fue mi percepción) por el miedo a que si hij@ sufra una reacción alérgica. La doctora respondió a todas sus dudas y preguntas, transmitiendo profesionalidad pero a la vez tranquilidad, cercanía y apoyo en todas sus respuestas. Su mensaje resultaba, por lo menos, esperanzador.

En el descanso de 11.40 a 12.10 pudimos degustar algunos productos libres de alérgenos como galletas sin gluten y sin leche y sin huevo, golosinas sin gluten, galletas libres de frutos secos... también había chocolatinas, neulas, etc. Personalmente hacía tiempo que quería degustar las galletas sin gluten y la verdad es que no notas la diferencia de una galleta con gluten (eso sí, hay que decir que las tres variedades que tomé eran bastante aceitosas; imagino que ante la falta de gluten hay que aportar textura con otros elementos... quizá existan variedades menos aceitosas).

Y sin más divagar, os animo a todos a visitar su página web http://www.immunitasvera.org/

viernes, 5 de octubre de 2012

Ahorro en el hipermercado

Observé que al comprar en hipermercados carrefour algunas veces el precio de un producto que te cobran en caja no es el que marca la etiqueta en la estantería... pero claro te das cuenta al llegar a casa (cuando haces la compra del mes es IMPOSIBLE fijarte precio por precio y, aun más difícil, memorizar lo que marcaba la etiqueta de cada producto).

En varias páginas web he oído hablar de esto como "la estafa carrefour", definiéndose como: cuando ves el precio en la etiqueta crees que ahorrarás porque es barato pero cuando pasas por caja no ahorras porque no te cobran lo que marca en la estantería. Claro, si la diferencia va de unos pocos céntimos "no pasa nada" pero cuando haces una compra grande... un poquito de aquí un poquito de allí pues se nota.

La cuestión es que hoy compré algo y me cobraron 10,00 euros.


Al salir a la calle pensé "yo juraría que marcaba 9,50" y claro, por 50 cts. no vas a volver pero... estoy ya mosqueada con este hipermercado.

Efectivamente, marcaba 9,50.











Así que vuelvo a hacer la cola y al llegar a caja me dice la señorita que ella no sabe nada, que vaya a la planta de abajo a atención al cliente. Con un ligero mosqueo me voy a atención al cliente y les comento lo sucedido y allí me han devuelto los 50 cts. sin realizar ningún tipo de revisión al respecto. 

Ahora sí que lo tengo claro: la casa carrefour realmente funciona así por sistema y si un cliente indica que se le ha cobrado más de lo que marca la etiqueta... sabe que es verdad.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

¿Sabías que...? (3)

El consumo de café "produce un aumento de la presión arterial, por lo que puede ser adecuado en situaciones de emergencia en personas hipotensas, pero su consumo debe ser rechazado en individuos con hipertensión arterial. El efecto sobre la presión arterial es leve y transitorio."

Nutrición y Bromatología
Claudia Kuklinski
Ediciones Omega, S.A., 2003